De qué va, Mata el Reptil.

Actualizado: jul 30



Mata el reptil

Un espacio donde te recuerdo, muchas obviedades de la vida.

Donde te brindaré ejercicios prácticos para cambiar la vibra y comenzar a atraer todo lo bueno que espera, a que renuncies a escuchar a esa lagartija que habita tu cerebro y te repite una y otra vez: que no puedes conseguir nada mejor, que no vales, que te quedes a su lado y sigas haciendo lo mismo de siempre y así, saberte protegido. Agradeciendo poder sobrevivir. Despertar, comer, trabajar, dormir, repetir.

Y te auto condenas a transitar el mundo mecánicamente. Sin darle valor a tu vida y a la de lo que te rodea, sino poniéndole precio. Perdiéndote en pensamientos pasados y futuros. Sin casi disfrutar, de la dulzura del momento presente. Sin tiempo para observar, lo WOW que puede ser el mundo, natural y artificial, que nos rodea.

No soy un chaman o gurú, ni un erudito, ni un iluminado bajado del cielo para traer luz a la humanidad. Soy simplemente, otro habitante de las tinieblas del ser. Soy otro confundido que se perdió en el camino de vuelta a casa. Solo sé que es mi deber ser feliz, que “la felicidad es y debe ser, la única normalidad aceptable”

¿Con qué te voy a comer el coco?

Voy a comenzar por escribir sobre mis creencias. Sobre cosas que he leído, escuchado y practicado. Cosas que seguramente has leído, escuchado o practicado o al menos te suenan de algún lado.

Somos lo que somos, el mundo es el que es.

Por lo que observar y observarnos, es imprescindible para poder cambiar la realidad. Que no es nada más, que una serie de eventos(del mundo) y una serie de reacciones(desde lo que somos) a esos eventos.

La mayor parte de nuestra manera de ser se formó en nuestra niñez, y es ese niño el que reacciona a los estímulos que nos llegan de afuera y dicta sobre nuestra vida. Volvemos a las emociones y reacciones de los primeros años, con mucha mayor frecuencia de la que podemos ser conscientes. Por ello, se debe ir de a poco, con constancia. La famosa práctica.

La ecuación sale así:

Hacer algo consciente

Elaborar nuevas sinapsis

Práctica

Práctica

Recaída

Práctica

Práctica

Práctica

Nuevo Insight

Nueva sinapsis

Práctica

Práctica

Recaída

Práctica…


Nada está realmente afuera:

Te propongo que te pases por aquí cada tanto y te auto recuerdes: que debes dar gracias a tu pasado, dejarlo venir cuando tenga algo que decirte, volver a darle las gracias, por lo bueno y por lo malo; y seguir viviendo el presente, aprendiendo a reaccionar diferente y por ende, actuar diferente ante esa información que entra y activa el niño, que responde como puede ante lo desconocido, desde el instinto básico de supervivencia.

Recuerda que ya no necesitas esas armas. Estás seguro. Pregúntale a quien te hace sentir mal qué quiso decir, puede que hasta piensen igual. No olvides que la otra persona también es un niño, reaccionando al impulso que le traes.

Asimismo, si ves una cara rara después de que dices algo, y tu intención no fue confrontar, intenta aclarar la situación; puedes aprender mucho sobre lo que comunicas y hacerte responsable de ello.

Si en cambio tu emoción de respuesta fue la ira y fuiste a por tener la razón, tómate luego un tiempo para analizar por qué te molestaste tanto. Normalmente es porque, algo de verdad traía lo que escuchamos.

(Puedes preguntar, por ejemplo, a tu mamá o papá por el motivo más frecuente de tus rabietas cuando peque. Seguramente entonces ya actuabas algo que no podías expresar con palabras)

Así podrás ver de donde viene o al menos, notar un patrón de comportamiento, que te juega en contra, para trabajar(práctica, práctica…)

Recuerda:

Estimulo

+

Reacción

--------------------

REALIDAD (percepción)

Disfruta de un par de minutos de conexión:

Comienza desde hoy a proyectarte. Párate en posición de estrella y estira en las tres direcciones hacia arriba(brazos y cabeza). Imagina que puedes crecer unos centímetros (de echo una buena postura ayuda a separar vertebras y costillas y de verdad creces). RESPIRA CONSCIENTEMENTE, intenta sentir tu ritmo cardíaco.

Si quieres usa los dedos de las manos para estirarte el cuello, subiendo la cabeza desde la nuca y, si te apetece, desde la mandíbula con los pulgares.

SIÉNTETE GRANDE

Respira otro poco. Siéntete, percíbete. Sigue respirando.

Y listo!

Esto puede tomar tanto como 2 minutos hacerlo y, con este pequeño acto, ya comienzas a cambiar la frecuencia en la que vibras y vives un momento el estado de bienestar, que siempre estuvo y está allí, para que vivas en él.

Para mayor placer : Inspira, aguanta y exhala, en 7 segundos por etapa. Dejando salir un haaa al soltar, sintiendo cómo sale el aire por la garganta. Hazlo 7 veces.

Relax, garantizado.

Si de casualidad cantas, esta respiración de Ho’oponopono te ayudará con la afinación, relajando la caja torácica, garganta y mandíbula. Evitando dolores y picores en tus preciosas cuerdas vocales.

Eso es todo:

En cada publicación dejaré mis enlaces de Amazon. En este caso te llevará a un libro de marketing que usa el concepto del blog. El marketing y la espiritualidad comparten muchos puntos en común.

Si compras en el barrio, mejor. Pero sino, vente a darle click mi link.



0 vistas

© 2017 Art i Benestar

Proudly created with Wix.com

  • Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now