Dinámicas de:

Aprendizaje del inglés a través de la conexión con el cuerpo y la exploración del proceso creativo. “Felt English o Inglés sentido:

 

                  -Ejercicios de movimiento: Baile, movimiento libre, desplazarse y reconocer el espacio, juegos de equilibrio, concentración, escucha del otro. Con las limitaciones que implica no tener palabras suficientes para expresarse verbalmente de manera fluida y lógica; la mente debe buscar otros caminos para enviar su mensaje.

Aquí practicaremos el uso de lo no verbal/gestual (que es el 80% de la comunicación en cualquier idioma) y la habilidad de colar palabras que sabemos, aunque no sean las indicadas, para hacernos entender.

El objetivo de este trabajo es dar herramientas para practicar fuera de clase, aprovechando que vivimos en un mundo globalizado donde encontrar alguien para hablar inglés es bastante fácil.

 

                  -Meditaciones guiadas cortas. Para sincronizar la respiración y activar el pensamiento en inglés y desactivar así el desorden mental en nuestra lengua materna. Dando lugar a que se dispare la creatividad, mediante el posicionamiento en el presente, lo único que verdaderamente sucede en nuestras vidas. En la vorágine del día a día nos vamos acelerando y eso, además de a otras áreas de nuestra vida, se traslada a la velocidad con la que hablamos. Ya de por sí resulta difícil entender a alguien que habla rápido, si además lo hace con acento de otro idioma, la comunicación requiere muuucho más esfuerzo y gasta la capacidad (y las ganas) de prestar atención, más rápidamente.

Estar relajados es el equivalente a tomarse unas copas, en cuanto a la desinhibición, pero sin reducir la actividad neuronal. Por el contrario.

 

                  -Vocalización: la articulación del lenguaje es fundamental a la hora de transmitir conceptos eficientemente. Y muchas veces la vergüenza/temor para lanzarse a hablar otro idioma hace que bajemos el volumen y hablemos entre dientes. Si le sumamos la aceleración del stress cotidiano, ya es hora de recoger y cerrar. Muy probablemente sintiendo que no se nos da bien y renunciando por consiguiente a la posibilidad de ampliar nuestro mundo, quedándonos en la zona de confort, tolerando la frustración como tantas otras veces.

 

El objetivo de estos ejercicios es mejorar la dicción y pronunciación; eventualmente también el acento, pero no es lo más importante: “La comunicación solo exige que haya diferencia entre los signos”, o sea que lo importante es que entiendas, por ejemplo, la diferencia entre decir Barco u Oveja (ship – sheep) o entre cayó y sintió (felt – fell). Con un pequeño cambio en la posición de tu boca, en el primer caso, o lengua, en el segundo, estarás diciendo algo diferente.

 

Tranquil@, tienes un amigo siempre contigo para ayudarte a completar cualquier interlocución. Se llama contexto. Si estás en la playa y le dices a alguien “I love the bitch”, se dará cuenta de qué le hablas; pero no te ofendas si le da gracia.

 

                  -Análisis y posterior interpretación de escenas y monólogos cortos de cine y teatro. Aquí es momento de adquirir y fijar vocabulario. Cada nueva palabra requiere de repetición para ser incorporada, para ello, preparar un texto y releerlo cubre este aspecto. Además, la posibilidad de incorporar emociones y puntos de vista a la actividad de adquisición, hace que se ponga en práctica lo nuevo, que es la última y más importante fase del aprendizaje.

 

 Y qué mejor que hacerlo mediante el juego, que es el método por el cual aprenden todas las especies con cerebro.

Al pasar la teoría por el cuerpo, este queda impregnado de información no verbal asociada, que puede servir como disparador de lo verbal en situaciones que se asemejen emocionalmente al contexto ficticio en el que se incorporaron las palabras.

 

También, al contar desde un personaje, uno puede liberarse del juicio percibido. Nadie pensará mal de ti, si no eres tu quien habla. También haremos improvisaciones donde podrás mezclar realidad con ficción para hablar de ti mismo y desahogar miedos e inquietudes y adquirir poco a poco la capacidad de reflexionar en otra lengua; herramienta que uso para que la mente me haga menos trampas.

 

                   - Escritura (ficción y no ficción): otra herramienta de producción de lenguaje para terminar de fijar los nuevos inputs/estímulos y corregir ortografía. Con el teatro practicamos lectura y luego producimos verbal y gestualmente. Con la escritura estimulamos la fijación de símbolos y vemos las diferencias y parecidos que tienen entre sí. El inglés no se pronuncia como se escribe, tiene otras reglas. Su sonoridad y ritmo se mide en sonidos y no en letras: así la A puede decirse A o ei, la I puedes ser I o ai o e(no exacto). En fin hay muchos sonidos en ingles, son unas 11 vocales más 5 diptongos más 24 consonantes aproximadamente, dependiendo del acento de cada región.

También es un buen medio para ganar confianza y expresarse más libremente.

© 2017 Art i Benestar

Proudly created with Wix.com

  • Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now